Como ligar gratis pela internet surge

No son pocas las pensadoras feministas que proclaman que la depilación es una imposición de las corrientes culturales predominantemente masculinas, pero algunas sexólogas defienden entre las ventajas de la rasuración femenina el descubrimiento por parte de muchas mujeres de su propio órgano genital, y por tanto de las zonas donde mayor sensibilidad pueden tener. Al fin y al cabo, lo que importa es la esencia que se esconde debajo de la nebulosa de queratina que conforma el vello, y en cierto sentido la ausencia del mismo puede ayudar a tomar conciencia de cómo es realmente nuestro sexo. De ahí a decir que esta 'autoconciencia sexual' nos dota de mayor capacidad para la excitación y el placer, hay un paso. De hecho, existe una categoría sexual de individuos, las personas acomoclíticasque no conciben el orgasmo si no es con la entrepierna de su contraparte sexual completamente rasurada. Bien, para gustos colores. Los venereólogos estiman que la suma de vello y preservativo suponen una protección casí total contra todo tipo de bacterias, virus y hongos. No solo perdemos la barrera física, sino que podemos incrementar exponencialmente la transmisibilidad venérea. El motivo es que la depilación de esta zona, por muy higiénica y cuidadosa que sea, genera micro heridas y traumas que suponen puertas abiertas a los patógenos para que penetren en nuestro organismo. Ahora bien, perdemos también el efecto de barrera física y el roce de unos vaqueros demasiado ajustados o del hilo de un tanga pueden tener un efecto abrasivo en partes tiernas que provoque nuevas erosiones.

Es noticia:

Lo que tengo claro es que nada decide sobre mí, ni sobre mis pelos, ni sobre mi alimentación, tampoco sobre el color de mi gala ni sobre el alto de mis tacones. Pues bueno, pues vale, pues me alegro. Mejor que lo habla claro y así no hacemos el esfuerzo. Que mania algunas mujeres de polarizar todo entre hombres y mujeres…cada uno hace lo que quiere, y a cada uno le gusta lo que le gusta.

Mientras ellas lucen sus axilas sin depilar los chicos suman más partes de su cuerpo sin pelo

CEST En casi todos los museos dedicados al Mundo Antiguo se conserva alguna pinza de depilarsimilares a las que seguimos utilizando hoy, muchos siglos después. También es habitual que las esculturas femeninas griegas no tengan pelo en el pubis, lo que ha llevado a pensar que podrían llevarlo depilado, si no todas, sí determinadas clases sociales o las heteras prostitutasexplica la historiadora Ana Valtierra. La depilación sigue presente en los siglos posteriores: Las mujeres musulmanas la practicaban y se puso muy de moda.


169 170 171 172 173